Tipos de cocinas

Tipos de cocina según su distribución

Desde Quality Reform sabemos que para muchos de vosotros, la cocina es una de vuestras salas favoritas de la casa. Es un lugar acogedor, importante para aquellos que les gusta cocinar, o para aquellos que les gusta comer y hablar haciendo compañía al cocinero. La cocina muchas veces hace a la casa, y por eso es verdaderamente importante elegir bien tu Tipos de cocinas que mejor se adapte a ti y a tu casa.

Lo primero que buscamos todos en una cocina hoy en día, es que sea cómoda, practica, funcional y estéticamente bonita. Las cocinas modernas, en busca de estos objetivos están diseñadas con algo llamado “el triangulo de trabajo”. Esto consiste en ubicarlo todo de manera triangular entre la zona de almacenamiento como el frigorífico y los armarios, la zona de cocina, con el horno, la placa  y el microondas, y por último la zona de lavado, con el fregadero. Si una cocina está distribuida de esta manera, cumple su función práctica y cómoda. Ahora vamos a presentarlos los distintos tipos de cocinas modernas, los cuales todos disponen de su “Triangulo de trabajo”.

El primer tipo de cocina es la cocina en línea, la más tradicional de todas, y la más utilizada. Es recomendable este tipo en caso de ser una casa en forma rectangular, bastante estrecha y con espacios menores de 2 metros. Este tipo de cocina se integra bien en los espacios abiertos, la limpieza es más fácil y se trabaja bien. Pero es cierto que puede tener problemas de almacenamiento y problemas cuando hay varias personas por el tamaño.

 

En paralelo

Los tipos de cocinas en paralelo son perfectas para espacios rectangulares pero con un ancho más amplio que la lineal, lo cual hace más cómoda y tranquila la cocina. Es ideal para espacios  estrechos mayores de 3 metros entre paredes, para espacios abiertos al salón o comedor y no hay problemas con que haya varias personas en la propia cocina. Eso sí, el ancho debe ser 1.20m y si la distancia entre frentes muy ancha puede ser incómodo.

En forma de L

Las cocinas en L son prácticas, atractivas de ver, se adaptan a cualquier estilo decorativo y es recomendable para espacios rectangulares que son casi cuadrados. Es posible añadir una mesa central y se aumenta la comodidad de cocinar al tener la extensión para poder movernos. Pero este tipo de cocina empieza a ser un poco más cara que las anteriores, ocupan más espacio y si el triángulo de trabajo es muy amplio resultará menos funcional a la hora de cocinar.

En forma de U

Las cocinas en U son ideales para el cocinero al ser amplia, perfectas para espacios rectangulares con un único acceso. Es posible estar muchos en la cocina sin estar incómodos, se pueden combinar de muchas formas y distribuir los módulos según necesidades y tiene una gran capacidad de almacenamiento. Pero el precio es más elevado al tener más armarios, la limpieza empieza a ser más complicada al aumentar el número de esquinas y es necesario crear una planificación en la iluminación para poder trabajar con coherencia.

Con barra o forma de G

Las cocinas con barra o cocinas en forma de G aumentan el espacio de almacenamiento, crea un elemento que cuando entran en el juego taburetes sustituye a una mesa de cocina, y crea conversación entre cocineros e invitados de la vivienda.

Con Isla

Las cocinas en isla tienen que ser en espacios amplios, Existen tres de islas. Tenemos la isla de apoyo con función de almacenamiento, la isla de cocinado y lavado y la isla de desayuno o comida informal.

En península

Por último tenemos la cocina en península se parece a la cocina en isla pero uno de los lados se apoya en una pared. Se adaptan muy bien a la cocina y a la casa y pueden o no tener fregadero, placas o los fuegos.

En Quality Reform esperamos que ahora tengan más claro todos los tipos de cocina que hay y sepan cual se encaja más en su vivienda y espacio preparado para la cocina.